Testosterona, ventajas e inconvenientes

4.7
31

La testosterona es una de las sustancias esteroides que más se utilizan en el mundo del deporte es la testosterona, ya sea como anabolizante en culturismo o como dopante en cualquier otra disciplina.

La testosterona es la principal hormona sexual masculina, en la mayoría de los deportes el uso de esta sustancia está considerada como práctica dopante ya que mejora el rendimiento del atleta que la consume. Al ser un esteroide anabolizante, también se utiliza para favorecer el incremento de masa muscular, fuerza y resistencia. Lo normal es que, en un ciclo anabolizante, la testosterona sea la base de éste, sobre la cual se van añadiendo diferentes sustancias como la Trembolona o el Winstrol.

El fin médico con el que se sintetizó la testosterona exógena fue el de tratar a varones con problemas en la producción natural de esta hormona, también ha dado resultados positivos en tratamientos de problemas de infertilidad, en el aumento de libido o en casos de disfunción eréctil, pero como suele pasar su uso se ha extendido a la práctica deportiva.

La manera habitual de aplicación es mediante inyecciones intramusculares, aunque existen medicamentos orales y parches.

Un nivel elevado de testosterona produce un efecto anabólico importante permitiendo el incremento de masa muscular, aumenta la síntesis de glucógeno y ello conlleva un aumento de los depósitos de fosfocreatina, consecuencia de esto es un aumento de la fuerza muscular y un incremento en el rendimiento deportivo, también incrementa la eritropoyesis (la producción de glóbulos rojos en la sangre) y aumenta la hemoglobina, todas estas características han hecho que se utilice sobre todo, en pruebas de velocidad y corta duración. Además, aumentará la agresividad y la competitividad en la persona que la esté utilizando.

testosterona-sustanon

Al tratarse de una hormona de producción natural, en un control antidoping, para ser detectada, se utiliza su concentración en proporción a otra hormona también natural, la epitestosterona, explicado de una forma simple: por cada molécula o dos moléculas (dependiendo de la persona) que el organismo produce de testosterona también produce una molécula de epitestosterona, ésta es muy parecida a la testosterona, pero carece de sus propiedades anabolizantes.

Ahora bien, esto sólo ocurre con la testosterona producida de forma natural sea cual sea el nivel en la persona, pero no ocurre lo mismo con la testosterona administrada exógenamente, en este caso el nivel de testosterona será mayor respecto al de epitestosterona.

El valor referencia de esta proporción se ha establecido en 6 para considerar que ha habido doping, estando los valores normales fisiológicos entre 1 y 2.

En el “mercado” se pueden encontrar diferentes productos de testosterona

  • Sustanon: Se trata de un producto compuesto por una mezcla de 4 componentes de testosterona, propionato, fenilpropionato, isocaporato y decanoato. Su vida en sangre es bastante prolongada, alrededor de las 4 semanas y es rápido actuando, no suele tardar más de 4 días en hacerlo.

No requiere una elevada dosis semanal (250-500 mg/semana), debido a esto sus efectos secundarios serán de menor intensidad, aun así, no se debe confiar y se deberían tomar las precauciones necesarias.

  • Testosterona propionato: Tiene una vida en sangre corta, de unos 4 o 5 días, pero los efectos son casi instantáneos ya que enseguida aparece un sentimiento de fortaleza, agresividad y aumento del apetito. Es de las testosteronas que menos retención de líquidos produce.
  • Testosterona enantato: Es un producto inyectable en base de aceite muy androgénico, muy anabólico y que también aromatiza muy fácilmente, por lo tanto tendrá efectos secundarios tales como la retención de líquidos o la aparición de ginecomastia (desarrollo de glándulas mamarias en el hombre). También es algo tóxica para el hígado.
  • Testosterona undecanoato: Este tipo de testosterona se presenta en cápsulas, no presenta toxicidad hepática, no aromatiza y es difícil que inhiba la producción natural de testosterona si las dosis son menores de 240 mg diarios. No produce un gran aumento de masa muscular y fuerza, en general es la menos peligrosa y la menos efectiva de todas las testosteronas.
  • Testosterona cipionato: Muy androgénica y anabólica, por tanto, aromatiza fácilmente produciendo retención de líquidos y todos los efectos secundarios relacionados con la aromatización, también es tóxica para el hígado e inhibe temporalmente la producción natural de testosterona. Produce rápidos aumentos de masa y fuerza, pero también la pérdida de gran parte de estas ganancias al finalizar el ciclo es igual de rápida.

Los efectos secundarios que produce su uso

Una vez vistos los diferentes tipos de testosterona que existen, se puede intuir los efectos negativos que pueden aparecer debido a su uso y según cual sea el tipo que se esté utilizando.

Entre los principales y ya comentados anteriormente se encuentran los relacionados con la aromatización, esto es la conversión en estrógenos del exceso de andrógenos en el hombre, esto producirá retención de líquidos y la aparición de ginecomastia.

También se inhibirá la producción natural de testosterona en el hombre mientras se esté utilizando, y si el tratamiento es muy prolongado puede llegar a producir atrofia testicular y que estos no vuelvan a producir testosterona de forma natural.

Los problemas relacionados con la próstata también pueden aparecer, por lo que personas que hayan padecido cáncer de ésta o tengan antecedentes familiares no deberían utilizarla, y como también presenta cierta toxicidad en el hígado tampoco la deberían utilizar personas con insuficiencia hepática o tumores hepáticos.

Otros efectos secundarios que puede producir son: disfunción renal, migraña, acné, aceleración del proceso de calvicie, diarreas, trastornos de ánimo e hipercolesterolemia.

También está contraindicada para personas con insuficiencia renal y mujeres embarazadas.

La testosterona es un producto muy utilizado en ciclos anabolizantes ya que es la base de casi cualquier ciclo, y también se utiliza en otras disciplinas deportivas como dopante. Aquí han quedado expuestas las posibles consecuencias que puede tener para nuestro organismo.

En caso de querer seguir adelante con su uso se hace casi imprescindible la consulta y análisis previo por parte de un profesional para descartar cualquier problema que pueda verse agravado por la utilización de testosterona, así como un seguimiento durante el tratamiento.

También te podría gustar...